El Impacto de la analítica y ciencia de datos de cara al 2022

Ciencia de Datos
El avance de la tecnología en los últimos años ha presentado una velocidad exponencial en la medida que se convierte en factor fundamental en la vida cotidiana de las tareas que realizamos los seres humanos. De la mano con el avance de la tecnología y la creación de nuevos tipos de inteligencia se han ido implementando conceptos basados en el análisis de datos y el aprendizaje automático y constante de máquinas.

 

El avance de la tecnología en los últimos años ha presentado una velocidad exponencial en la medida que se convierte en factor fundamental en la vida cotidiana de las tareas que realizamos los seres humanos. De la mano con el avance de la tecnología y la creación de nuevos tipos de inteligencia se han ido implementando conceptos basados en el análisis de datos y el aprendizaje automático y constante de máquinas. En este mismo sentido, el desarrollo de infraestructura capaz de soportar las soluciones de inteligencia artificial que hoy nos invaden, centran su foco en el procesamiento ágil de datos. No obstante, las entidades de los diferentes sectores que son capaces de capturar, analizar y explotar sus datos, se acercan cada vez más a la anhelada rentabilidad financiera. 

Para nadie es un secreto que, con el paso del tiempo, el avance de la tecnología es cada vez mayor. Incluso me animo a proponer que si alguien a finales de los 80s comenta que desde un dispositivo va a poder resolver inconvenientes de su trabajo sin necesidad de una llamada ni su presencia física o incluso podrá calcular en tiempo real la ruta que menos tráfico presenta hasta su destino, sería tomado por palabras netamente de ciencia ficción. Hoy, a inicios del vigésimo segundo año del milenio actual esas historias que en algún momento pertenecían a la categoría de cuentos fantásticos y ficticios, son una completa realidad. 

No obstante, la forma de sostener todo este desarrollo tecnológico es precisamente el óptimo uso de los datos. Es en este punto, donde los conceptos de desarrollo tecnológico, inteligencia artificial y analítica de datos se encuentran en un mismo camino para el trabajo mancomunado. Lo anterior en virtud de que la analítica de datos habilita las capacidades de inteligencia artificial, y está en su lugar apalanca el desarrollo tecnológico en cualquiera de las industrias que existen en el mercado. 

Sin embargo, la analítica de datos no solamente ofrece a los entornos corporativos la construcción de robots que permitan realizar tareas cotidianas que eran comunes de los seres humanos con una mejor calidad y en tiempos impensados. También se encuentra en capacidad de dar respuestas a preguntas puntuales, en cualquier punto de la línea del tiempo. Es decir, la analítica de datos está en capacidad de contarte que ha venido sucediendo con tu negocio en la historia por medio de los modelos o algoritmos descriptivos, además te responde también qué puedes esperar en términos del comportamiento de tu negocio y las variables que lo afectan por medio de la analítica predictiva y los algoritmos de aprendizaje automático. Como si esto fuese poco, la ciencia de datos incluso te puede sugerir que acciones, pasos o medidas debes tomar para garantizar los mejores resultados por medio de la analítica prescriptiva apoyada en el aprendizaje de máquina. 

De este modo, luego de saborear solo algunas de las innumerables bondades que ofrece la ciencia de datos a quienes la realizan de una manera óptima, se ha identificado la necesidad de grandes capacidades de cómputo preferiblemente distribuido y escalable que permita aprovisionar la potencia necesaria para procesar y explotar los datos hasta convertirlos en conocimiento capaz de aportar valor a las diferentes industrias. Para resolver este inconveniente en términos de procesamiento ágil, óptimo y a bajo costo, han irrumpido en el mercado de la infraestructura lo que hoy conocemos como las nubes públicas que ofrecen cambiar la modalidad en la que hasta hoy se compraba el hardware para procesar datos, proponiendo así pagar únicamente por lo que necesitas y cuando lo necesitas bajo una modalidad de alquiler, pasando de moda la compra y venta de infraestructura costosa y subutilizada. 

En definitiva, algunos de los autores que escriben sobre la analítica de datos movidos por lo visto en los últimos años se animan a unirse a la idea que circula proponiendo que los datos son el nuevo petróleo de este siglo. Donde, así como el crudo, los datos requieren de diferentes procesos, técnicas y tratamientos que permitan garantizar la limpieza y pureza del insumo para luego aplicar los modelos de obtención de valor. Una vez se cuenta con la maquinaria o infraestructura necesaria y los tratamientos aplicados, entonces el insumo principal podrá ofrecer mecanismos para maximizar las ventas y dosificar la compra de inventario en la industria retail, realizar mantenimientos preventivos sobre maquinaría en el área industrial evitando tiempos muertos e incluso en el área de salud está en capacidad de anticiparse a diagnosticar enfermedades terminales cuando aún no se han incubado y así podríamos seguir mencionando casos de uso en las diferentes industrias. 

En este momento de la historia, la humanidad aún no ha alcanzado un techo que limite la potencia y los beneficios de la ciencia de datos, por lo que la creación de conocimiento en áreas relacionadas a la ciencia de datos tiene mucho más por explorar. En este orden de ideas, la invitación desde DB System es a incentivar la cultura orientada al dato, donde este cobre protagonismo como activo principal de la entidad y se diseñen e implementen las técnicas y tratamientos adecuados para explotar el dato hasta obtener el conocimiento esperado o también llamado petróleo. 

Mario David Barbosa Escobar 
Consultor en Ciencia de Datos